Encuesta: uno de cada cuatro niños ha jugado Fortnite durante las clases en la escuela

Una nueva encuesta confirma lo que la mayoría de los padres ya sabe: los niños están vueltos locos por “Fortnite”. Estos son algunos consejos prácticos para manejarlo. By Sierra Filucci
Encuesta: uno de cada cuatro niños ha jugado Fortnite durante las clases en la escuela

¿Tu hijo habla sin parar de las Torres inclinadas y los V-Bucks? ¿Se escuchan gritos de “¡Revíveme! ¡Revíveme!” por toda la casa? ¿Has considerado mudarte a una isla desierta sin acceso a Internet para no tener que saber nada de Fortnite? ¡Bienvenido a la locura de Fortnite! Eres el padre o madre de uno de los 125 millones de jugadores del increíblemente popular videojuego multi-jugador y juego de acción en tercera persona, Fortnite: Battle Royale.

Como cualquier padre  de un jugador de Fortnite sabe, lograr que los niños dejen de jugar puede convertirse en una batalla. Según una nueva encuesta de Common Sense y  SurveyMonkey, alrededor de uno de cada cinco padres dice que es al menos un poco difícil lograr que los niños dejen de jugar. Cerca de una cuarta parte dice que les preocupa la cantidad de tiempo que sus hijos pasan jugando, y el mismo número expresa preocupación sobre el contacto de su hijo con la violencia en el juego. Estas son algunas de las conclusiones más importantes:

  • Fortnite es súper popular, pero aún no es tan popular como Instagram. Más de seis de cada 10 adolescentes (61 por ciento) dice haber jugado Fortnite, lo que se acerca al porcentaje de adolescentes que dice usar Snapchat (73 por ciento) e Instagram (74 por ciento), según una encuesta anterior.

  • ¡Las niñas también juegan! (pero no tanto como los varones). Aunque los adolescentes varones tienen muchas más probabilidades de decir que han jugado Fortnite (75 por ciento), el 47 por ciento de las chicas adolescentes dicen que lo han jugado. De los adolescentes que juegan, alrededor del 22 por ciento de los niños juegan al menos una vez al día, en comparación con el 9 por ciento de las chicas.

  • Algunos niños juegan en horas de clase. Más de uno de cada cuatro adolescentes (27 por ciento) dice haber jugado Fortnite durante una clase en la escuela.

  • Hay contacto con groserías y vulgaridades. Un tercio de los adolescentes (33 por ciento) dice haber estado expuesto a lenguaje inapropiado o acoso al chatear con otros jugadores.

  • Jugar Fortnite es pasar tiempo con amigos (especialmente para los varones). La mitad de los adolescentes (50 por ciento) dice que jugar Fortnite les ayuda a mantenerse en contacto con sus amigos, el 50 por ciento dice que les ayudado a aprender a trabajar en equipo, el 44 por ciento ha hecho un amigo en línea, el 40 por ciento ha mejorado sus habilidades de comunicación, y el 39 por ciento se ha unido más a un hermano o hermana. Los varones son más propensos que las niñas a hacer afirmaciones positivas con respecto a los beneficios de jugar Fortnite, en particular, las chicas son más propensas que los niños a decir que se han acercado más a un hermano o hermana al jugar Fortnite.

Entonces, ¿cómo lidiar con un juego que resulta tan divertido, que mantiene a los niños conectados por mucho tiempo y que también tiene algunos beneficios? Conociendo el juego lo suficiente para ayudar a tu hijo a mantener un equilibrio con todas las demás cosas que debe hacer. Aunque para algunos padres y madres jugar videojuegos en familia no es algo usual, una forma de aprender más sobre el juego es sentarte a jugarlo tú mismo (¡uno de cada cinco papás lo ha probado, al igual que el 18 por ciento de las mamás!). De esa manera, cuando te toque establecer límites tendrás un poco más de conocimiento y experiencia propia. Estos consejos también te pueden ayudar:

Establece límites por partidas o tiempo, dependiendo del tipo de juego. En el “modo de playground”,  los amigos juegan juntos en un mundo abierto sin las restricciones usuales de una sesión normal de Battle Royale. Esto significa que si te has aprendido el truco de decirle a tu hijo que puede jugar un cierto número de rondas (que pueden durar de uno a 20 minutos), este nuevo tipo de juego hace que esas reglas sean inútiles. En el “modo de playground", los niños pueden “reaparecer” sin cesar (o revivir), lo que significa que si deseas establecer un límite, debes hacerlo con respecto al tiempo (como media hora o 90 minutos). Y la excusa habitual de los niños de no poder salirse a mitad del juego no aplica en el “modo de playground”.  

Aprende a usar la configuración de Fortnite. Una gran preocupación de los padres, especialmente de los niños más pequeños, es la posibilidad de que hablen con desconocidos mientras juegan Fortnite y hay ciertas cosas que puedes hacer. Primero, no le des un auricular a tu hijo. Sin un auricular, los niños todavía pueden jugar, pero no podrán hablar con nadie (a menos que llamen a sus amigos por teléfono). Otra opción es ir a la configuración del juego, hacer clic en “Privacidad: Pública” y cambiarla a “Privacidad: Amigos” o “Privacidad: Privada”. De esa manera, los niños solo jugarán con personas con alias conocidos (y con suerte que conozcan en la vida real). Por último, desactiva el chat de voz. Ve a la configuración, haz clic en el ícono del engranaje y desactiva el chat de voz.

Usa los controles parentales. Si necesitas algo un poco más fuerte para hacer cumplir tus reglas sobre Fortnite, tienes algunas opciones. Dado que Fortnite debe estar conectado a Internet para que funcione, cualquier herramienta que bloquee el acceso a Internet te permitirá apagar el juego. Si los niños juegan en una consola, apagar el Wi-Fi a través de la aplicación o dispositivo de tu proveedor debería ser bastante fácil. Si los niños juegan en el iPhone o iPad, puedes usar la configuración para establecer límites (o deshabilitar el acceso a Fortnite por completo). Además, algunos productos de control parental, como Circle by Disney, se integran en controles específicos de Fortnite.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Powered by PubExchange (i)

 

Acerca de Sierra Filucci

Sierra is a journalist with a special interest in media and families. She has a master's degree in journalism from the University of California at Berkeley, and she's been writing and editing professionally for more... Lee más

Agrega tu comentario

Sign in or sign up to share your thoughts

PubExchange

Common Sense Media is working with PubExchange to share content from a select group of publishers. These are not ads. We receive no payment, and our editors have vetted each partner and hand-select articles we think you'll like. By clicking and leaving this site, you may view additional content that has not been approved by our editors.