Nuevo estudio: una mirada cercana al uso de los medios de los adolescentes

Un nuevo estudio de casos (cualitativo) sobre niños de familias de bajos ingresos muestra cómo la edad, las características de vivienda y la posibilidad de acceso a la tecnología influyen en el uso de los medios de comunicación. By Michael Robb
Nuevo estudio: una mirada cercana al uso de los medios de los adolescentes

Una adolescente de 14 años se queja graciosamente sobre la frecuencia con la que su mamá adoptiva le envía mensajes de texto: “Va a desgastar mi teléfono”. Una niña de 12 años que comparte un cuarto con su mamá y sus cuatro hermanos escucha música con sus audífonos para mantenerse calmada. Una mamá que no puede estar en casa todo el tiempo llama a sus hijos varias veces al día para preguntar “¿Ya comiste? ¿Ya hiciste la tarea?”, lo cual en parte es para mantenerlos lejos de la pantalla de televisión y otros dispositivos.

Estas historias reflejan la realidad de 11 niños latinos y afroamericanos entre 11 y 15 años que forman parte de familias de bajos ingresos. Ellos son parte del más reciente estudio de Common Sense, llamado ‘Conexión y control: estudio de casos del uso de medios de comunicación entre adolescentes y padres de bajos ingresos’ (Connection and Control: Case Studies of Media Use Among Lower-Income Minority Youth and Parents). En  estudios cuantitativos anteriores, descubrimos que los adolescentes de familias de bajos recursos pasan más tiempo frente a las pantallas que los de familias de ingresos más altos. También, que los adolescentes afroamericanos usan los medios un promedio de 11 horas al día, comparado con 9 horas que pasan las latinos y 8 y media que los utilizan los blancos. Como sabemos, las estadísticas sirven para darnos un panorama amplio sobre el uso de los medios de comunicación, pero la única manera de entender el verdadero impacto de los medios y la tecnología en los niños es observar sus experiencias directamente.

Los estudios de caso son especialmente importantes porque las estadísticas muestran a los niños como un grupo uniforme. Sin embargo, las formas en las que los niños usan los medios son muy complejas. En resumen, diferentes niños usan los medios de forma diversa dependiendo de su edad, tipo de vivienda, intereses, acceso a la tecnología, entre otros.

Algunas de las revelaciones del reporte son:

  • La forma en la que los niños usan los medios de comunicación está conectada con su vivienda (y vecindario).  Uno de los adolescentes (14 años) se mudó recientemente a un vecindario peligroso donde no tiene amigos. En su casa anterior (que estaba en un vecindario seguro) jugaba videojuegos frecuentemente con sus amigos y hermano mayor (quien ya no vive con él). Pero ahora ve televisión casi todo el día, perdió el conector de la consola en la mudanza y parece no tener interés en reemplazarlo por la falta de compañía.
  • Los medios y la tecnología pueden favorecer al bienestar de los niños. Las películas, música, juegos y libros brindan entretenimiento, lo cual es particularmente importante cuando los niños viven en vecindarios con altas tasas de violencia. Los celulares son una poderosa herramienta de comunicación significativa: una adolescente de 14 años que vive con su madre adoptiva usa su teléfono frecuentemente para comunicarse con sus padres biológicos y dice que este intercambio la hace sentir más tranquila.  
  • Los padres controlan el uso de los medios de los niños sin importar qué tan seguros se sienten con la tecnología. Una de las madres se siente cómoda al revisar los historiales de búsquedas en internet, al activar y desactivar los datos de los celulares de sus hijos por horarios y al instalar software para monitorear la ubicación de sus hijos. Otra madre adoptiva con menos conocimientos sobre la tecnología llamó directamente a su proveedor de celular para suspender el plan de datos de su hija cuando quiso quitarle ese privilegio.

El número de horas que los niños pasan con la tecnología en un día es solo un aspecto de sus complejas relaciones con los medios de comunicación. Para comprender mejor el rango de actividades que los adolescentes llevan a cabo y la variedad de contextos que pueden influenciar su uso de medios y tecnología, puedes leer el reporte completo. Los padres, escuelas, políticos y agencias de servicios sociales que buscan maneras de conectarse con los adolescentes deberían incluir las experiencias reales de estos jóvenes para encontrar maneras de usar la tecnología para apoyar sus intereses y metas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Powered by PubExchange (i)

 

Acerca de Michael Robb

Michael Robb is director of research at Common Sense, overseeing our research program, evaluation of organization impact, and program development research. Michael has been involved in issues involving media and... Lee más

Agrega tu comentario

Sign in or sign up to share your thoughts

PubExchange

Common Sense Media is working with PubExchange to share content from a select group of publishers. These are not ads. We receive no payment, and our editors have vetted each partner and hand-select articles we think you'll like. By clicking and leaving this site, you may view additional content that has not been approved by our editors.