Tener un Google Home fue divertido, hasta que mi hijo de dos años comenzó a usarlo

Mi hijo está aprendiendo a hablar y quiero que comprenda los tonos de las conversaciones, y sepa que sus exigencias no siempre tendrán respuestas instantáneas. By Jordan Lee Willox
Tener un Google Home fue divertido, hasta que mi hijo de dos años comenzó a usarlo

Mi esposa y yo somos fanáticos de la tecnología. Compramos en internet, descargamos contenido a una gran variedad de dispositivos en nuestro hogar, y hemos llegado a depender de aplicaciones como Google Maps en nuestras vidas cotidianas. Entonces, cuando decidimos actualizar nuestros teléfonos inteligentes, aprovechamos la oferta del proveedor de un “Google Home Mini con cada compra”. Los asistentes digitales son lo último y más avanzado en la automatización del hogar, y me encantó usarlo.

Jugué algunos juegos de preguntas y respuestas, pedí recetas y sugerencias de compras y activé con mi voz listas de reproducción de música mientras daba vueltas por la casa. Mi hijo de dos años y medio está fascinado con los planetas de nuestro sistema solar, y con la ayuda de estos dispositivos, le enseñamos a poner en orden cada uno de sus nombres: incluido el pobre Plutón y el misterioso y teórico Planeta 9. Ciertamente, parecía que estos dispositivos cumplían sus promesas futuristas de funcionalidad e integración perfecta.

Luego, una tarde tranquila, escuchamos a mi hijo gritar: “Hola, Google”, con su voz ansiosa e impulsiva. Él le pidió que cantara la canción del alfabeto. Se alegró mucho cuando el asistente cantó la melodía. Claramente imitándonos, comenzó a lanzar cada vez más preguntas: “¿Qué es el queso?”, “¿quién es mamá?”. Fue muy gracioso y emocionante, pero después de unos minutos, se me hizo un nudo en el estómago. Esto se estaba poniendo, bueno, algo raro. ¿De verdad queríamos que nuestro hijo creciera creyendo que todas sus preguntas podían ser contestadas instantáneamente simplemente por hacerlas en voz alta? ¿Cómo afectaría el desarrollo de su habla? ¿Qué hay de los modales? Más importante aún, ¿por qué Google canta mejor que yo? Apagamos los micrófonos, y estos aparatos han permanecido únicamente como altavoces en la casa, al menos por ahora.

Sé que tuve una reacción muy visceral, pero la edad de dos años es un momento de desarrollo emocional y social crucial para un niño. No quiero que mi hijo crezca aprendiendo a dar órdenes a sus amigos digitales o que una compañía tecnológica rastree los avances en el desarrollo de su habla. Sé que en algún momento encontraremos una forma de integrar estos dispositivos de manera más efectiva en nuestro hogar, pero escuchar a mi pequeño hijo interactuar con uno de ellos fue suficiente para que este usuario, que usualmente adopta tempranamente la tecnología, se detuviera y se preguntara qué habíamos traído a nuestras vidas. Si te preocupan las implicaciones de tener uno de estos dispositivos en tu casa con niños pequeños, estos son algunos consejos:

Tal vez no es momento para este tipo de cosas... todavía. Estos poderosos dispositivos son diseñados por algunas de las personas más inteligentes del planeta, pero eso no significa que las consecuencias legales y sociales correspondientes hayan alcanzado el nivel necesario para que los ciudadanos estemos protegidos. Cómo y por qué estos dispositivos recopilan datos, y qué derechos tienen sobre ellos, es un tema complejo y que cambia constantemente. Si tienes dudas, hay muchos otros dispositivos menos invasivos con los que lograrás casi las mismas cosas sin afectar en la misma medida tu privacidad.

Son herramientas, y debes usarlas como herramientas. Nadie anda por ahí con un martillo esperando la oportunidad de clavar un clavo. Del mismo modo, no es necesario usar este tipo de dispositivos en todo momento. Cuando consideres comprar uno, asegúrate de que tenga una opción para desactivar el micrófono. De esta forma, puedes controlar cuándo y cómo se usa el dispositivo en tu espacio.

Sí estás siendo observado, pero es (principalmente) por tus hijos. La privacidad de los datos es definitivamente un tema a considerar con estos dispositivos, pero quizás lo más importante es que tu hijo está aprendiendo cómo comportarse y comunicarse al observarte. Si no deseas que tu niño imite las cosas que haces de forma distraída, debes pensar dos veces antes de llevar un asistente a tu hogar e incorporarlo a tu vida cotidiana. Al menos usa el dispositivo para tareas específicas que apoyen activamente el aprendizaje y el desarrollo de tu hijo, como los juegos interactivos, escuchar cuentos y posiblemente llamar a otros miembros de la familia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Powered by PubExchange (i)

 

Acerca de Jordan Lee Willox

Jordan's very first job was stomping around in a dinosaur suit as a mascot for his father's ice cream shop (which kind of says a lot). Since then, however, he has been a motion designer and editor for over two decades,... Lee más

Agrega tu comentario

Sign in or sign up to share your thoughts

PubExchange

Common Sense Media is working with PubExchange to share content from a select group of publishers. These are not ads. We receive no payment, and our editors have vetted each partner and hand-select articles we think you'll like. By clicking and leaving this site, you may view additional content that has not been approved by our editors.