Explora todos los artículos

Cómo controlar el tiempo que tu hijo pasa jugando Minecraft

Minecraft es más que un juego entretenido e incluso puede ayudar a tu hijo a mejorar en la escuela, pero como en todo, el balance es clave para que este videojuego no tenga consecuencias negativas en la vida de tus hijos.

Minecraft, que es un juego de construcción que le da la los niños posibilidades infinitas para construir estructuras con bloques, puede ser fascinante. El lado positivo es que fortalece los conceptos de geometría, habilidades de pensamiento crítico, razonamiento, creatividad y trabajo en equipo, lo cual los ayudará en la escuela. Además, el juego tiene una comunidad en línea y los maestros pueden realizar modificaciones en el juego para enseñarle a los niños lecciones sobre diferentes materias. El lado negativo, como ya lo has notado, es que puede absorver mucho del tiempo de tu hijo, en muchos casos, además de jugar, los niños también pasan tiempo en YouTube buscando trucos o viendo a otros jugar.

Pero incluso los juegos "buenos" se pueden jugar en exceso y tener como consecuencia que las tareas, obligaciones familiares e incluso los amigos en la vida real, pasen a un segundo plano cuando los niños no quieren, o no pueden, dejar de jugar. Aunque tu hijo esté aprendiendo mientras juega, hay otras áreas de su vida que también son importantes.

Ayúda a tus hijos a autorregularse. Conversa con ellos sobre todas sus actividades diarias y decidan cuánto tiempo le pueden dedicar al juego. Creen un calendario, establezcan una alarma y recompensa a tus hijos cuando respeten los límites. Si ya has intentado hacer esto y quieres limitar más el tiempo que tus hijos que pasan con los aparatos electrónicos, considera instalar un programa de control parental que te permita establecer un límite de tiempo diario a diferentes programas y videojuegos en la computadora o tableta.

Common Sense
Common Sense shares a passion for media, technology, and kids. We believe that kids who learn to use digital media wisely can accomplish amazing things — learn new skills, explore new worlds, build new ideas, and change the world. But we recognize that parents, teachers, and policymakers struggle to keep up with the rapidly changing digital world in which our children live and learn. We're here to help families understand and navigate the problems and possibilities of raising children in the digital age while also advocating for kids in our communities and beyond.