Explora todos los artículos

Niños pequeños y tecnología: ¿Cuánto tiempo es demasiado?

Recomendaciones en el uso de pantallas y tecnología para niños menores a 2 años

Algunas mamás (y papás) se preocupan al exponer a sus bebés a la televisión o cualquier pantalla por temor a que sea contraproducente para el niño o incluso, en el caso de los celulares, que sea peligroso. Nuestro consejo es: un poco de tiempo con las pantallas no les hará daño. Nosotros recomendamos que los padres pongan límites al tiempo que pasan los niños viendo y jugando con las pantallas y que usen la tecnología como herramientas para fortalecer la relación entre padres e hijos. Procura siempre ser parte de la experiencia tecnológica de tu hijo.

Lo más importante es que el tiempo que pase con las pantallas no sustituya el tiempo que pasa con mamá, papá y otros familiares que le proporcionan atención y cariño.

    Según las nuevas recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP), los padres pueden introducir de forma segura los medios digitales a los niños mayores de 18 meses. Las actividades que refuerzan las relaciones interpersonales como el video chat con familiares pueden intentarse incluso con bebés de 16 meses en adelante.

    Prueba estas ideas en intervalos pequeños – 15 a 30 minutos – para sacar el mayor provecho al tiempo que pasan con las pantallas:

    • Exploren nuevas palabras, ideas, sonidos e imágenes en línea.
    • Enseña a los niños fotos de ellos mismos y nombra las partes de la cara.
    • Echen un vistazo a las fotos de tu teléfono, nombren a las personas y hablen sobre ellas.
    • Utilicen herramientas de video chat para comunicarse con familiares en el exterior o a quienes no ven frecuentemente
    Caroline Knorr
    Caroline is Common Sense Media's former parenting editor. She has many years of editorial and creative marketing writing experience and has held senior-level positions at Walmart.com, Walmart stores, Cnet, and Bay Area Parent magazine. She specializes in translating complex information into bite-sized chunks to help families make informed choices about what their kids watch, play, read, and do.